Svadhisthana


22 Noviembre 2016

Este chakra se ubica a mitad de camino entre el pubis y el ombligo, cerca del sacro (coxis/genitales). Se relaciona con el elemento agua. 

 

Como nosotros estamos constituidos en un gran porcentaje por agua y está influenciada por nuestras emociones, balancear este chakra regula los fluidos en nuestro cuerpo.

 

Éste chakra es el de la creatividad, el conocimiento y la atención pura. Es el que nos conecta con la fuente interna de inspiración y nos permite apreciar la belleza que nos rodea. 

 

El conocimiento puro que éste chakra nos otorga no es mental, sino que es una percepción directa y absoluta de la realidad. En este centro se encuentra nuestra capacidad de concentración y de atención. 

 

Es el chakra de las sensaciones, emociones mundanas, la sexualidad y los deseos, del amor y la atracción física, de la fertilidad, la nutrición, el movimiento, el bienestar físico, los cambios y el deseo de trascendencia.  Cuando está balaceado ayuda a controlar el apetito y alcanzar un equilibrio entre el control y el dejar ser. 

 

Swadisthana nos conduce desde la existencia básica hasta aquello que hace que la vida merezca ser vivida. Nos invita a evolucionar más allá del grupo para establecernos en el SER. Su sílaba sagrada o mantra es VANG y se utiliza el mudra (gesto realizado con las manos) que pone en contacto el pulpejo del dedo índice y el del pulgar con las palmas hacia arriba.

 

Sutra o ley universal:"El mundo es un espejo, las situaciones que experimentamos en el mundo externo, son un reflejo de nuestro estado interno de consciencia” Sri Amma&Bhagavan

 

Tengan muy en cuenta esta semana en su cotidianidad que: “El mundo exterior siempre es un reflejo de nuestro estado interno de consciencia". Cada relación, cada incidente, cada situación en nuestras vidas reflejan algo de nosotros, una carga, una oportunidad para conocernos más a fondo e ir a la raíz/causa de ese problema/efecto, que nos genera la incomodidad o malestar interno. 

 

Así como la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas, también la mayoría de nuestros conflictos y cargas tienen su origen en nuestro mundo interior.

 

El amor o el odio que cada uno de nosotros experimenta con determinada persona y/o en determinada situación, es probable que provenga de otra persona/relación o situación que en apariencia no tiene ninguna conexión con el conflicto o molestia  actual. Y por lo general esa carga original, tiene que ver con la relación con nuestros padres. EsTa carga (emoción no experimentada), que se generó cuando éramos niños (y nuestros padres eran nuestro Dios), puede hoy día estar afectando muchas áreas de nuestra vida (amistades, pareja, carrera profesional, prosperidad, salud, etc.). Generalmente, todos nuestros conflictos en la adultez tienen su origen en una herida no sanada o una falta de perdón hacia nuestros padres.

 

Bhagavan dice que si nuestros padres realmente nos amaron, nos aman o no, es inconsecuente.El insiste que ahí no está el problema, sino realmente está en que NO sabemos reconocer y VER que no tenemos amor dentro. El dice que es desde ese espacio de no-amor o desamor que percibimos todos y TODO lo que ES a nuestro alrededor. 

 

Por ejemplo,  si tu caso es que eres una persona "desconfiada'", que no cree en nada ni en nadie, entonces seguramente te conseguirás en la vida con personas deshonestas y tramposas que te mostrarán y te harán ver tu desconfianza a ti misma.

 

Si en cambio eres una persona que te sientes solitaria, sin importar si estás dentro de una multitud o no, igual SIEMPRE te sentirás solo. Todo afuera te mostrara tu soledad.

 

Si eres una persona egoísta, poco generosa y te cuesta dar sin recibir algo a cambio, entonces es probable que percibas la vida demasiado implacable, dura y poco esplendida contigo. Y así, según tu estado interno, irás percibiendo todo y se irá reflejando en el mundo externo lo que tienes adentro.

 

Si queremos saber cómo se manifestará en nuestras vidas los éxitos, fracasos, amores, incomprensiones, etc lo único que necesitamos hacer es mirar dentro y observar con absoluta honestidad (y sin juzgarnos) cómo es nuestro mundo interno o viceversa. Como es adentro es afuera; y el afuera nos refleja nuestro adentro.

 

Texto por: Maria Elena Barrios
Oneness University

Profesor

Todos

Costo

Ninguno